Hacedor de estrellas

Para inaugurar el blog, quiero ceder esta primera entrada a un libro con el que disfruté más que con ningún otro; un libro que me me enganchó de un modo que ninguno ha podido hasta ahora. Ese libro es Hacedor de estrellas, una novela de ciencia ficción que viene traída de la mano del escritor y filósofo inglés Olaf Stapledon en el año 1937.

hacedor de estrellas-olaf stapledon-9788445077054

Inspirado en los grandes del género, con esta novela Stapledon alcanza la que personalmente considero que es su cúspide literaria . Con un comienzo lento pero detallado, nos espera una aventura con la que podremos dar rienda suelta a nuestra imaginación hasta límites insospechados, pudiendo moldear las diferentes especies y los diversos mundos y escenarios que aparecen a nuestro gusto, así como visualizar de un modo personal un lapso de millones de años en cuestión de segundos: el ir y venir de las galaxias, el nacimiento y la muerte de estrellas de todo tipo, el fin del universo… Por otra parte, el libro nos invita a nosotros, lectores, a especular y teorizar sobre el origen de este último y a tratar de destapar la identidad e intenciones de la misteriosa figura que se nombra como Hacedor de estrellas.

Por lo general, mi opinión personal sobre esta novela se ve reflejada en lo escrito arriba. Creo que Hacedor de estrellas es el libro ideal para los lectores que busquen dar rienda suelta a su imaginación en una aventura hacia lo desconocido, sin importar el género
literario del que sea más aficionado. Sin embargo, si profundizamos y analizamos
detenidamente diferentes situaciones de la historia (ALERTA DE SPOILER), dependiendo del punto de vista de cada uno, pueden asemejarse mucho a la humanidad y a sus fallos a lo Sigue leyendo

La ciudad y las estrellas

En esta novela, que vio la luz en junio del año 1956, el escritor Arthur C. Clarke nos cuenta la historia del diminuto vestigio de una humanidad extinta hace millones de años tras la caída de su imperio galáctico a manos de Los invasores, unos seres sobre los que poco es sabido y quienes no cesaron en la persecución de los humanos hasta su planeta natal, la Tierra, y que posteriormente conquistaron el universo.

La ciudad y las estrellas

La ciudad de Diaspar, la última ciudad en pié de la Tierra, alberga en sus adentros a los últimos seres humanos en lo que se considera una sociedad perfecta. Habiendo encontrado un método para alcanzar la “inmortalidad”, estos humanos nacían siendo adultos de la Sala de creación, vivían durante siglos conservando una apariencia joven y atractiva y, en vez de morir, volvían a los Bancos de memoria para “renacer” varios milenios después, con la peculiaridad de poder elegir si conservar o no uno o varios recuerdos de su vida pasada. Pero en muy muy raras ocasiones, aparece en los bancos un ciudadano del que no se tiene constancia, un ciudadano que no figura en la memoria de la ciudad, un denominado único, el cual no tiene problema en cuestionar esa utopía en la que viven los demás, pues no tiene ninguna vida o recuerdos en los que basarse. A diferencia del resto de ciudadanos, que se conformaban con todo lo que ofrecía la ciudad, nuestro único, llamado Alvin, sentía la constante curiosidad de saber qué habría más allá de los límites de la ciudad, si es que había algo. Fuese lo que fuese, Alvin ya tenía claro cuál sería su objetivo, estando dispuesto a superar cualquier obstáculo que sus amigos, tutores e incluso los políticos le supusieran. Todo ello para averiguar qué fue lo que realmente ocurrió hace tantos milenios y si ellos eran los últimos humanos sobre la faz de la Tierra, como se les había dicho.

La novela en sí alberga bastante misterio, hechos y personajes muy inesperados, contando con giros argumentales que nos llevarán hasta los confines del universo, trayendo a Diaspar conocimiento sobre qué pasó realmente. Creo que estamos ante una historia de lo más variada y emocionante. Es, en definitiva, una obra que recomiendo. (ALERTA DE SPOILER)

Sigue leyendo

Olaf Stapledon: La inspiración de los maestros

William Olaf Stapledon, más conocido como Olaf Stapledon, fue un escritor y filósofo inglés que adquirió fama por sus obras de ciencia ficción, las cuales influyeron en autores como Stainslaw Lem o el mismísimo Arthur Clarke.

Olaf_Stapledon.jpg

Los inicios de Stapledon como escritor datan en 1914, año en el que dio vida a su primera obra, Latter-Day Psalms (Salmos del último día en castellano), cuyo género no es el de la ciencia ficción, sino la poesía. Fue en 1929, 4 años después de recibir su doctorado en filosofía en la Universidad de Liverpool, cuando escribió su segunda obra, A Modern Theory of Ethics: A study of the Relations of Ethics and Psychology, que traducida al castellano se titularía “Una teoría moderna sobre éticas: Un estudio de las relaciones de la ética y la psicología”, pero no es hasta el año siguiente, 1930, cuando da vida a su primera novela de ciencia ficción: Last and first men: A story of the near and far future (Última y primera humanidad: una historia del futuro cercano y lejano). Es a partir de este momento cuando deja la poesía de lado y amplía su bibliografía con obras de ciencia ficción, filosofía y ética y decide volverse escritor a tiempo completo.

Entre sus obras, destacamos la arriba mencionada Last and first men, Star maker (Hacedor de estrellas), Odd John, New hope for Britain, Latter-day psalms y Beyond the “isms”

Como agnóstico, Olaf despreciaba cualquier institución u organización religiosa, aunque no por ello dejaba de buscar su paz espiritual. En sus obras, describía su planteamiento sobre el desarrollo de la inteligencia, la espiritualidad, la conciencia como individuo y, en un plano mayor, la personalidad de una comunidad. Fue el conocido filósofo y también escritor de ciencia ficción H. G. Wells quien no compartía ese punto de vista dadas sus creencias religiosas, lo cual causó un distanciamiento muy notable entre ellos.

Fue en el año 1950 cuando Stapledon murió repentinamente de un ataque al corazón en su casa de Caldy, Inglaterra, dejando tras de si un más que memorable legado de obras que, a día de hoy y tras más de 50 años, siguen manteniendo vivo su recuerdo y haciendo disfrutar a miles de lectores.